OBRAS DESTACADAS

TODAS LAS OBRAS DESTACADAS

PATRIMONIO - Aldamar 7-9

DONOSTIA

LOCALIZACIÓN
DONOSTIA
TIPOLOGÍA
Restauración y patrimonio - PATRIMONIO
DOCUMENTACIÓN
Rehabilitación energética en el segmento de edificios históricos realizada por KURSAAL Artículo en Estrategia Empresarial
COMPARTIR

VÍDEO

Rehabilitación energética del edificio Príncipe de Donostia.

 

Rehabilitación conjunta de las fachadas de los edificios de Aldamar 7 y 9 del año 1921, empleando en ambos los mismos criterios constructivos, materiales y colores de acabado, devolviéndoles su belleza original.

 

Se trata de dos edificios catalogados con grado D de protección, según el Catálogo de Protección del Patrimonio Urbanístico Construido de Donostia-San Sebastián.

 

Se ha convertido en el primer edificio histórico de Donostia que cuenta con aislamiento térmico.

 

El ambiente marítimo y anteriores actuaciones de rehabilitación desacertadas habían provocado que el estado de deterioro que presentaba el edificio fuera muy avanzado. 

Debido a la complejidad de su fachada y protagonismo de la ornamentación, se ha recurrido a la combinación de técnicas y materiales vanguardistas con trabajos artesanales.

 

Siendo uno de los pocos edificios de Donostia que cuenta con mosaico, las labores de restauración del mismo se han llevado a cabo mediante técnicas artesanales. Presentaba una serie de oquedades entre los paños de mosaico y el soporte. Las teselas, piezas de las que está compuesto el mosaico, han sido extraídas con métodos artesanos y posteriormente colocadas pieza a pieza, consolidando el conjunto inyectando resinas. Se realiza la reposición de teselas antiguas por unas fieles reproducciones a las originales. Se aplica un tratamiento protector para garantizar y mejorar la impermeabilidad de la fachada.

 

En las últimas plantas, se realiza una rehabilitación energética de la fachada con Sistema de Aislamiento Térmico por el Exterior (SATE). La instalación contempla un acabado cerámico vidriado. Se busca la tipología de baldosín histórico de la ciudad de San Sebastián, en color verde, para conseguir un acabado similar al original.

 

Se recuperan los volúmenes de la ornamentación y molduras deterioradas de la fachada mediante labores artesanales y técnicas antiguas. Además, las molduras que crean salientes, así como las terrazas y bandejas horizontales del edificio, han requerido trabajos de impermeabilización específicos.

 

La herrería existente se encontraba muy deteriorada, sin posibilidad de recuperación. Se toma como modelo la única barandilla de forja original que se encuentra en el edificio y se reproducen nuevas barandillas. Se les aplica un tratamiento especial marino que permite prolongar su duración.

 

Además, se actúa en la superficie del mirador, balcones, forjados, antepechos, balaustradas y sumideros.